7 de April del 2015

Hablemos de plantas medicinales: la Cúrcuma

La Cúrcuma (Cúrcuma longa L.) es una planta de origen asiático y es conocida por ser  uno de los ingredientes del curry en la gastronomía de la India y aporta un color amarillo intenso característico, procedente de la raíz de la planta. Entre los componentes del extracto están: carbohidratos, aceites esenciales, ácidos grasos, curcumoides (curcumina, demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina) y otros polipéptidos como la turmerina.

El principal componente es la curcumina, sustancia causante del color amarillo característico de los rizomas de esta planta, y es uno de los ingredientes activos responsables de su actividad biológica. Desde antiguo, se han descrito muchas propiedades para los extractos de Cúrcuma longa y para la curcumina. Se sabe que esta sustancia es estable en el estómago y en el intestino delgado; su elevada lipofilia le permite una rápida absorción gastrointestinal por difusión pasiva. 
 
Ha sido aplicada para la protección y curación de afecciones cutáneas, hepáticas, frente a úlceras, alteraciones digestivas y contra parásitos intestinales, como remedio de venenos y de picaduras de serpientes y frente a distintas dolencias.
 
Acciones específicas en determinados tejidos:
-Piel: en la medicina china los extractos de cúrcuma se aplican a nivel tópico directamente sobre la piel para la cicatrización de las heridas. Algunos autores han demostrado el efecto inhibidor de la curcumina sobre el metabolismo del ácido araquidónico, mostrando efectos beneficiosos en lesiones de la piel como psoriasis.
- Tracto gastrointestinal: la aplicación de la cúrcuma en el tracto gastrointestinal consigue un efecto beneficioso tanto a nivel físico como funcional.
- Hígado: una de las principales propiedades de los extractos de cúrcuma y de la curcumina es su actividad hepatoprotectora.
 
Mecanismos de acción de los extractos de cúrcuma y de los curcumoides:
- Actividad antiinflamatoria: se ha demostrado que la cúrcuma es un compuesto antiinflamatorio en modelos de inflamación aguda, subaguda y crónica en ratones y ratas, aunque no tiene fuertes efectos analgésicos ni antipiréticos. La curcumina inhibe a la Fosfolipasa 2, y como consecuencia a la COX-2 (ciclooxigenasa-2) y la LOX-5 (lipooxigenasa-5) evitando así el desarrollo de los procesos inflamatorios. Se ha observado una respuesta satisfactoria de la curcumina en pacientes con artritis reumatoide y  en osteoartritis.
- Actividad inmunomoduladora: se ha demostrado que incrementa las respuestas de los linfocitos.
- Actividad hipolipidémica: se ha comprobado la actividad hipocolesterolémica de la cúrcuma, que acelera la movilización del colesterol desde los tejidos periféricos al hígado, aumentando su excreción biliar.
- Actividad antioxidante: el hígado es el órgano con el mayor índice de estrés oxidativo dado su papel fundamental en el metabolismo de las grasas y en la biotransformación de sustancias tóxicas, procesos que conllevan a un gran incremento de la peroxidación lipídica, lo cual puede perjudicar seriamente su funcionalidad. Existen muchos trabajos que reflejan la protección que ejerce una suplementación oral de extractos de cúrcuma y la curcumina a nivel de este órgano y de sus membranas.
 
Cuando consumimos cúrcuma en forma de extracto, con una alta titulación de curcumina, es importante tomar a la vez pimienta negra, pues esta aumenta la biodisponibilidad de la curcumina en nuestro organismo.

Esta interesante planta, la encontrás en varias de nuestras fórmulas, así como en forma de extracto titulado en cápsulas, para una mayor comodidad y eficacia: http://goo.gl/RYQ0ae